26.6.16

Ninguna intención inicial

Hola, Ague. Qué bien, un blog, fíjate, cuánto tiempo, qué de recuerdos. El blog de contar mi vida, el blog de contarla un poquito más, el de hablar sobre movidas que leía y luego volver a las raíces y terminar de nuevo hablando de mí porque mira: costumbrista, autista y muy mía. Esto no sé bien para qué es, porque desde hace un tiempo yo ya escribía en papel para mí misma. En una libreta marrón, con un símbolo de media luna que yo le dibujé. No quiero seguir escribiendo ahí porque hay muchas mentiras y creo que cumplió su función cuando pudo hacerlo y en cualquier caso, si retomara el papel, sería en una nueva con bastante menos de angustia dentro.

Lo del blog no sé hasta qué punto es buena idea porque los borro. Y luego pienso, ojalá pudiese volver a leerlo, pero ya lo he borrado para ese momento, o he cambiado de cuenta, o algo he hecho en un impulso que ha trascendido mucho más que mis sentimientos reales. Si sé que tiende a ser un error por qué lo vuelvo a hacer. No lo sé. Muchas cosas han pasado así en este año. Muchas cosas suceden así de esa manera estúpida que yo no controlo, ni quiero ni es esto ninguna declaración de nada.

Qué es al final. Llevar un registro, ¿funciona así? Llevar un registro de qué cosas he visto, por qué las he visto y si yo quería verlas. Algo así, no sé si motivada por esta cosa que voy a hacer que se llama Erasmus. No sé si muy motivada, en general.

Bueno, hola, igual me sale algo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada